Como elegir caldera

Para elegir la caldera adecuada para su hogar no solo tiene que tener en cuenta los m2, sino también el agua caliente que demandan y número de radiadores

Para una vivienda de hasta 140 m2 aprox. Es suficiente con una caldera con potencia de 25 kW, siempre y cuando no tenga más de un baño completo y se estén duchando a la vez. Pues en ese caso necesaria una de más potencia, ya que le demandaría más caudal de agua.

Si solo usa un grifo o una ducha con una de 25 kW la elección es correcta.

Tiene más de 180 m2 aprox. Y solo con una ducha y un grifo, de manera puntual, necesitaría una de más potencia 30 kW

Si usted usa dos duchas al mismo tiempo necesitaría una de 35 kW

También depende a la hora de elegir caldera la zona donde resida, si son climas más templados o fríos y de la hermeticidad de su vivienda (ventanas, aislamiento, …)

Cuanto mayor sea la potencia más sube el precio de la caldera, por lo tanto, a la hora de elegirla hay que buscar la más adecuada a nuestras necesidades. No quedarnos cortos, pero tampoco elegir una de mayores prestaciones que no sean necesarias.

¿Qué tipos de caldera existen?

Calderas solo calefacción. Únicamente se conecta al circuito de los radiadores o suelo radiante

Calderas mixtas. Para calefacción y agua caliente

Todas ellas son de condensación. Las calderas de condensación aprovechan el calor residual de la combustión, llegando a ahorrar entre un 10 -30 % de gas. Respetando el medio ambiente

Ventajas de los sistema de microacumulación

Themafast Condens e Isofast son calderas mixtas (calefacción y agua caliente) de condensación equipada con start&hot microfast 2.0, el sistema de microacumulación patentado por Saunier Duval, que proporciona a las calderas mixtas unas extraordinarias prestaciones en ACS. Disponible en tres rangos de potencia, 25, 30 y 35 kW, es una excelente solución de ahorro y confort

La microacumulación start&hot microfast 2.0 permite a las calderas mixtas mejorar notablemente las prestaciones en agua caliente, así como un importante ahorro de agua y gas. Gracias a esta tecnología el usuario disfruta de un excelente confort sanitario, muy superior al que le aportaría una caldera instantánea, pero con su mismo tamaño.

El sistema se basa en un depósito de 3 litros, en el que, debido a la disposición y diseño de dos tubos que alberga en su interior, el agua caliente entra mezclándose inmediatamente con la que ya está depositada evitando la estratificación.

Dispone de un sistema anti-golpe de ariete, que incorporado en el microacumulador consigue reducir de forma eficaz los aumentos de presión que se producen al cerrar, sobre todo, los grifos monomando.

Cuenta con aislamiento estático y aislamiento dinámico, que consiste en una pequeña resistencia eléctrica.